Esther Doa Nadie | Famosos

Esther Doa Nadie | Famosos

Estar al da del culebrn Wilde-Styles-LaBeouf-Pugh en el festival de cine de Venecia es agotador. Cuando entrando en escena Chris Pine, esa estrella falsoDecidir esperarme a que todo terminase para escribir al respecto. De cualquier manera, qu gran campaa de prensa para una pelcula que mucha gente no saba ni que existea y que quiz ahora les apetezca ver. Não se preocupeOlivia, que se trataba de salir en los medios, tu filme lo ha conseguido.

Lo de Esther Doa y el juez Pedraz (veredicto que suena a obra de Valle Incln?) tambin es un culebrn divertidsimo. Tiene menos personajes y son ms de andar por casa, pero como inicio del curso escolar famosil ibrico nos sirve de sobra. Sera una pena que desprecisemos esta história se ms adelante sale una mejor (que saldr), porque su protagonista femenina es un filn. Veo a Carmen Lomana en un programa de TV llamando mentirosa a Doa y soy entonces consciente de que la viuda del Marqus de Grin ya est en ese punto: es un pelele, en su acepcin de “mueco de figura humana hecho de paja o de trozos de tela”, especialmente el que se saca a la calle en carnaval para quemarlo o mantearlo”.

El compromiso matrimonial, la exclusiva anuncindolo y la ruptura entre Pedraz y la (ya no) marquesa Doa, se ha producido en unos tiempos absolutamente ridculos. Y, eso dicen, controla por ella. Controlados regularmente tirando a mal. Al juez igual le vena grande alguien tan obsesionado con la fama. O acaso es l otro que quiere slo lo bueno de la popularidad pero nada de lo malo?

Olivia Wilde a veces parece estar jugando a lo mismo. En el ltimo episodio de su podcast La sexta nominadaJuan Sanguino e Daniel Mantilla explican por qu Wilde se equivoca cuando intenta malear a su favor La Fama como concepto. No se puede. La Fama es un monstruo que puede hacerte creer que es tu mascota, pero pronto te mostrar los colmillos. La Fama cuesta, como deca aquella. La Fama manda.

Resulta entraable (y pattico) ver cmo algunas personas que la han querido a toda costa luego intentan contenerla. Esther Doa es, por encima de todas las cosas, famosa. O famosilla. O famosoide. Sus mritos son ninguno. Que no parezca que la estoy comparando aqu con Olivia Wildeque ha demostrado ser una directora de cine extraordinaria. Aunque es posible que cuando este texto se publique, Esther Doa haya comunicado sus intenciones de dedicarse al cine. Qu gracia me hace esa doa nadie.

Deixe uma resposta

O seu endereço de email não será publicado.